Por Edwin Alfredo Alfaro

Uno de los puntos más polémicos dentro de las ideas reformistas de Fabio Castillo fue el establecimiento de convenios con universidades socialistas, el cual le mereció las críticas por parte del Decanato de la Facultad de Ingeniería y Arquitectura (Ing. German Roque Molina) y su Junta Directiva de la cual formaba parte Enrique Altamirano Madriz, quien desde el periódico paterno mediatizó la crítica. [1]

INICIO DEL DEBATE

 

Es posible fijar el inicio del debate a mediados de 1964, con “el viaje del Rector a distintas universidades europeas”, la revista “El Universitario” el 20 de julio afirmaba “el actual rector de la Universidad de El Salvador, pensó lo suficiente para resignarse a viajar hasta un país que como él dice, “tiene distinta ideología”. [2]. Aunque evita explícitamente  decir de qué país se trata, indirectamente está haciendo alusión a la firma del convenio con  la Universidad de Lomonosov de la Unión Soviética[3]. La revista “Opinión estudiantil” de 1964 en la UES, se encuentra incompleta, no obstante la publicación de octubre de ese mismo año, criticando la noticia  sobre la inminente fundación  de la UCA, afirma: “Han aprovechado el asunto, tan traído y llevado, de los profesores soviéticos para tratar de enlodar la alta casa de estudios”[4]. Lo cual da pie para afirmar que el debate se prolongó hasta fines de 1964 y durante todo 1965.

 La posición de la Universidad por medio del Frente Estudiantil fue de un rechazo frontal a la contratación de profesores extranjeros, pues dos años antes habían afirmado que solamente aceptarían cuando en el país no hubiese “académicos eficientes para servir las cátedras o dirigir los trabajos investigativos” [5]. AGEUS emitió su posición en varias publicaciones, en una de ellas reconociendo la posición del presidente Rivera afirmaron: “Reconocemos que en los últimos tiempos ha adoptado dos posiciones dignas de encomio: Su renuncia a intervenir en los asuntos de la Universidad…. Así como su reiterada negativa a emprender la antidemocrática represión que tanto le han solicitado “El Diario de Hoy” y otros sectores retrógrados. “La Prensa Gráfica” en otras ocasiones se ha vuelto contra la Universidad, pero en lo que va del problema, en realidad ya totalmente superado, que se inició con el archi-famoso proyecto de traer profesores soviéticos al país, ha actuado con una ponderación y una ecuanimidad que estamos obligados a reconocer…Estamos seguros que es el sentir de la inmensa mayoría del estudiantado, mayoría que está muy lejos de ser comunista o, siquiera marxista”[6]. Al revisar las publicaciones de “La Prensa Gráfica” de 1965, se confirma lo anterior pues  dicho medio  prácticamente se situó al margen del debate. No así El Diario de Hoy el cual durante el año 1965 publicó 22 editoriales criticando “la crisis de la Universidad” y el problema comunista dentro de ella.[7] En cuanto a la posición del presidente, como lo confirma lo anterior, no intervino en el asunto, aunque indirectamente mostró su posición al avalar la creación de la Universidad Centroamericana José Simeón Cañas, el 15 de septiembre de 1965, algo que AGEUS criticó en una de sus publicaciones del 30 de septiembre del mismo año. Fabio Castillo criticó la postura del Ministro del Interior  quien afirmaba que “la actual política universitaria constituye un golpe terrible a nuestra democracia”, también criticó la absurda idea de cómo un profesor de matemática y uno de física  podrían cambiar la mentalidad de un pueblo [8].

AGEUS por medio de su órgano de difusión, mantuvo una posición de defensa hacia la UES: “En lo que concierne a profesores, nadie niega que los hay marxistas en Humanidades, Derecho y Economía, así como los hay de todas las tendencias políticas incluso gobiernistas. De ahí que sea una monstruosa mentira sostener que la enseñanza en la Universidad sea tendenciosamente pro-comunista”.[9]

 

ANÁLISIS SOBRE EL DEBATE

 

El apoyo del Frente Estudiantil a la reforma universitaria fue parcial, precisamente uno de los puntos donde discordaban con el Rector fue la implantación del sistema de estudios generales, que conllevaba la creación de  los  departamentos de Ciencias y Matemáticas, así como la separación de la carrera de Ingeniería Agronómica de la Facultad de Ingeniería y Arquitectura, iniciativa que fue totalmente rechazada por el Decano German Roque Molina y la Junta Directiva, pese a todo, por acuerdo del CSU se creó el 19 de octubre de 1964,  la Facultad de Ciencias Agronómicas. El viaje y la firma por parte del  Rector del convenio con la Universidad de Lomonosov de la URSS, fueron utilizados como pretexto ya que bajo esa bandera, el 19 de noviembre la  facultad de Ingeniería y Arquitectura decidió separarse de la UES y convertirse en una facultad independiente.[10] Cosa que AGEUS rechazó.

La situación fue aprovechada por N. Viera Altamirano quien afirmó en un editorial: “Porque este asunto universitario continúa siendo una preocupación en el espíritu de todos los salvadoreños, no solamente desde que el Rector Dr. Castillo dio a conocer el siniestro plan de traer profesores comunistas a la Universidad, sino desde mucho antes desde que todo mundo se dio cuenta de que la bandera de la FALN ondeaba airosamente por varios meses en el edificio de la Facultad de Economía…”[11].

AGEUS acusaba al “Diario de Hoy” de haber emprendido una campaña mediática con características anticomunistas en contra de la Universidad de El Salvador que obedecían a la “mentalidad medioeval de su Director y al capricho feminoide de su hijo, que ha sido con justicia expulsado de la Facultad de Ingeniería”[12] De hecho uno de los acuerdos de los frentes estudiantiles fue “Declarar hijos espúreos  de la Universidad al Ingeniero German Roque Molina, Enrique Altamirano y al resto de corifeos indignos que han atentado contra el Alma Mater”[13]. El asunto fue politizado tanto por los sectores “conservadores” como por la AGEUS, puesto que no hay muestras que el proyecto de los profesores moscovitas, se hubiera cristalizado.

Es importante notar como los sectores religiosos se involucraron en el debate. De las 22 editoriales sobre el caso, por lo menos 6 pertenecen al Rev. Ricardo Fuentes, quien en una de sus notas afirmaba : “Como el rector Castillo sabe muy bien, bajo esta pretendida “autonomía” universitaria…se esconde una consabida pretensión de convertir nuestra ALMA MATER, en una sucursal de la Universidad moscovita” [14].

El caso trascendió aun en medios televisivos, donde el Dr. Fabio Castillo entabló un debate con el Ministro del Interior Fidel Sánchez Hernández.[15]

Al parecer el debate de los profesores de Moscú, la “independencia de la Facultad de Ingeniería” , “la apertura” del Presidente Rivera, y la 2ª  intervención militar de USA a  República Dominicana del 28 de abril de 1965, sirvieron de base para justificar la creación de la primera Universidad privada del país, como Altamirano dijera “todo por culpa del siniestro proyecto de traer profesores comunistas a indoctrinar a nuestra juventud”[16]. Da la impresión que la “crisis universitaria” más bien fue una crisis fabricada, que apuntaba hacia otros horizontes.

El asunto de la “secesión de la Facultad de Ingeniería y Arquitectura”  terminó según Martínez, con la irrupción de la Guardia Nacional a la Universidad por  solicitud del Decano en funciones y con la autorización de Fabio Castillo, el pelotón “con sus muy experimentados métodos liquidaron el problema” de los golpistas en un dos por tres.[17]


[1] Carlos E. Martínez, “Historia de la Facultad de ingeniería y Arquitectura de la Universidad de El Salvador durante los años 1935-1965” en  La Universidad,  (San Salvador,  N° 5, enero-marzo 2008), Pág. 147-153

[2] Universidad de El Salvador, “Viaje del Rector de la Universidad” en  El Universitario” (San Salvador, 20 de julio de 1964), pág. 3.

[3] Martínez, Op. Cit., pág. 154.

[4] AGEUS, “La peregrina ilusión de una nueva Universidad” en Opinión estudiantil, (San Salvador, 31 de octubre de 1964), pág. 4.

[5] Martínez, Op. Cit., pág.148.

[6] AGEUS, “El estudiantado da un voto de aplauso al presidente Rivera y a “La Prensa Gráfica” en Opinión estudiantil, (San Salvador, 23 de enero de 1965), pág. 4.

[7] Véase cuadro 1 en anexo.

[8] Universidad de El Salvador, “Ataques a la Universidad de El Salvador contesta Rector”, (San Salvador, 30 de julio de 1964), pág. 4.

[9] AGEUS, “La verdad sobre la “infiltración comunista” en la Universidad” en Opinión estudiantil, (San Salvador, 23 de enero  de 1965), pág. 2.

[10] Martínez, Op. Cit., pág. 154.

[11] Napoleón Viera Altamirano, “Urge poner en claro la situación legal universitaria” en  El Diario de Hoy (San Salvador 16 de enero de 1965), pág. 7.

[12] AGEUS, “Las más denigrantes faltas a la ética periodística que conocerá El Salvador” en Opinión estudiantil, (San Salvador, 23 de enero de 1965), pág. 1.

[13] AGEUS, “El espectáculo más grande del mundo” en Opinión estudiantil, (San Salvador, 23 de noviembre de 1964), pág. 3.

[14] Ricardo Fuentes Castellanos, “La Universidad de El Salvador y la crisis dominicana” en  El Diario de Hoy,  (San Salvador, 23 de junio de 1965), págs. 6 y 28.

[15] Martínez, Op. Cit., pág. 153.

[16] Napoleón Viera Altamirano, “Hacia otra Universidad Socialista” en  El Diario de Hoy (San Salvador 11   de enero de 1965), pág. 7.

[17] Martínez, Op. Cit., pág. 155.